Scifiworld

La invención de Cronos: alquimia y vampirismo

el  Viernes, 31 Octubre 2014 21:00 Escrito por 

La opera prima de uno de los maestros del terror Méxicano. 

"En 1536, escapando de la Inquisición, el alquimista Uberto Fulcanelli desembarcó en Veracruz, México. Fulcanelli estaba determinado a perfeccionar la invención que le proveería con la llave de la vida eterna. Él la nombraría: el artefacto de Cronos… Cuatrocientos años más tarde parte de una bóveda en un edificio colapsó. Entre las víctimas había un hombre de piel extraña… con su pecho mortalmente atravesado. Sus últimas palabras fueron: Suo tempore… Éste era el alquimista."

Con estas palabras a forma de prólogo se presenta al creador de una especial maquinaria, dorada y en forma de insecto, que se alimenta de la sangre humana para otorgar la vida eterna; y que, para el pesar de unos cuantos interesados, ha desaparecido después del colapso del edificio.
Después de un salto en el tiempo nos encontramos en el México contemporáneo: 1992 en un país multicultural y políglota, producto del Tratado de Libre Comercio. Juan Gris (Federico Luppi, quién se pasea repetitivamente por la filmografía de Guillermo del Toro) es dueño de una tienda de antigüedades. Se encuentra jugando con su nieta, cuando una persona de actitud sospechosa empieza a revisar los rostros de estatuas antiguas del Arcángel Miguel. Juan Gris eventualmente descubre el misterioso objeto que ha estado oculto dentro de la estatua y no tarda en utilizarlo: misteriosas pinzas de oro se le hunden en la piel para tener acceso a su sangre.



Juan Gris empieza a desarrollar una leve, pero creciente, adicción hacia el escarabajo dorado – “¿Quién eres, pequeño? ¿Un Dios? Cuánto bien me haces…”- mientras disfruta de los placeres de una salud y un ánimo rejuvenecido. Al otro extremo de México hay otra persona que se interesa profundamente en el poder del pequeño ser que vive dentro del escarabajo dorado, un pequeño insecto deforme que absorbe sangre humana para darle vida al mecanismo de la creación del alquimista –“¿Quién dice que los insectos no son las criaturas favoritas de Dios? Cristo caminó por el agua, igual que un mosquito; el asunto de la resurrección no les es ajeno a las hormigas, a las arañas. Pueden estar en el centro de una piedra cientos de años”-.
La película se desarrolla en torno a la búsqueda; mientras el estadounidense Dieter de la Guardia y su sobrino Angel (sí, Angel De la Guardia) buscan desesperadamente arrebatarle el tesoro a Juan, este investiga acerca de la nueva ansiedad que lo consume, la sed de sangre que se ha despertado dentro de él.
La invención de Cronos (1993), es la opera prima de Guillermo del Toro cuando el cineasta contaba apenas con 28 años de edad. Ocho largos años tuvieron que transcurrir para que el cineasta mexicano consiguiera exponer su idea planteada en un guion titulado El vampiro de Aurelia Gris, que llegaría a manos de la productora Bertha Navarro, quien acompañará a del Toro a lo largo de toda su filmografía y se dedicará a una exhaustiva producción de filmes de terror en México.



En este filme se maneja una noción interesante en torno a la eternidad –y al tiempo, si a eso vamos. No es casual que los relojes se paseen insistentemente por las imágenes del filme y que la maquinaria interna del artefacto se asemeje al funcionamiento interno de los engranajes de un reloj-. Hay una estrecha relación del pasado y el presente: artefactos históricos, búsquedas interminables; añoranza a los muertos y a los objetos del pasado. Lo interesante entra en juego con las cualidades vampirescas que se generan en los usuarios del dispositivo. No se convierten en seres sexualizados, eternamente jóvenes, con fuerza sobrenatural e inmunidad al daño físico. El académico de la Universidad de Georgia, Héctor Fernández, sostiene que para el director: “frente a la eternidad, la modernidad no se convierte en una entelequia progresista, sino en un deterioro acelerado”.


Aurora, La nieta de Juan Gris y la hija de su hijo fallecido, es un testigo mudo en la narrativa del proceso de degeneración. Es, en cierto modo, el personaje inverso al del acompañante del vampiro de Déjame entrar (‘Lat den Rätte Komma In’, Tomas Alfredson, 2008) Hay una tendencia en la obra de del Toro, una especie de esqueleto narrativo, que se vale de personajes infantiles que parecieran verse envueltos voluntariamente en situaciones terroríficas. En este caso, es la nieta quien ayuda a Juan a luchar contra los estereotípicos personajes estadounidenses de la familia de la Guardia, y quien lo convoca a no perder su alma y su virtud, además de apreciar a su abuelo a pesar de la visible decrepitud de su cuerpo. Es una historia acerca del amor familiar, al mismo tiempo que es una historia de monstruos.

La invención de Cronos es considerada una de las joyas del Nuevo Cine Mexicano, así como una de las piezas que conformaron la Época de oro de las óperas primas entre el ‘88 y el ‘94 en México. Fue nominada a 21 premios en festivales nacionales e internacionales incluyendo el Festival de Cannes, Sitges, Habana, Guadalajara, Bruselas, Fantasfestival y Fantasporto.

Gabriella Mesones Rojo

Estudiante de Artes en la UCV, Caracas. Escritora de cine y crónicas. @unamujerdecente

Lo más visto

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

info@scifiworld.es

Sobre Scifiworld

Copyright © 2005 - 2017 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos