Scifiworld

ENTREVISTA A LEANDRO ADRIÁN BALBUENA: JURADO DEL BARS 2014

el  Miércoles, 21 Enero 2015 17:55 Escrito por 

“No dejo de ser un simple espectador. No me disgusta ninguna película, sólo las mido con distinta vara”

Un famoso dicho popular reza que lo único que se empieza desde arriba es un pozo. Y vaya si esto es cierto para Leandro Adrián Balbuena. Este joven periodista –autogestionado, como siempre le gusta aclarar– sabe lo que es forjar una carrera en el medio noticioso cinematográfico con esfuerzo y dedicación. Lo que comenzó hace años como un hobby desde una computadora en un cibercafé, hoy es una pasión que lo ha llevado a convertirse en jurado de la última edición del Festival Buenos Aires Rojo Sangre.

JM: ¿Cómo te involucraste en el BARS 2014?
LAB: Llegué al mundo del BARS hace unos 5 años. Un amigo me comentó acerca del Festival. Yo recién estaba empezando a informarme sobre el cine independiente de género en Argentina. Fui sólo a una función, la Competencia de Cortos Internacionales. Ese día vi cortos que me gustaron mucho y quedé enamorado del Festival. Ese año no pude volver a ir pero el año siguiente volví y me interné casi toda la semana que duró el evento. Y ahí empecé a conocer a los organizadores. Con algunos ya tenía trato, les había hecho entrevistas, pero los empecé a conocer cara a cara. Y, desde ese momento, ahora es esperar todo el año a que llegue el BARS.

JM: ¿Y cómo llegaste a formar parte del jurado?
LAB: Este año no sabía si podía ir al Festival, pero un día me llegó un mensaje con la convocatoria para ser jurado en la Competencia de Cortos Internacionales… ¡¿Y cómo decirle no a eso?! Tuve que reordenar un poco algunas cosas y prometer que iba a ir al menos los 5 días de los bloques de cortometrajes seleccionados. Este año el BARS celebró su edición N° 15 y por eso decidieron extenderlo un día más. Además de los cortos en competencia que nos tocaba premiar, hubo muchas más secciones: cortos bizarros, cortos de zombies, cortos apocalípticos, y demás.

JM: ¿Y el jurado cómo estuvo compuesto?
LAB: Estaba junto a Martín Blousson, editor de Diablo (2011) y La Memoria del Muerto (2011), entre otras, y Liliana Amate, directora del Festival de Cortos UNCIPAR e integrante del INCAA (nota: Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales, de Argentina). Por suerte, nos enganchamos muy rápido. Vimos muy buen material. Recuerdo que había varios cortos que nos gustaron mucho. ¡Estuvimos deliberando hasta altas horas de la noche!

JM: ¿Qué te pareció la experiencia de ser jurado?
LAB: Fue muy linda. Uno ya no es un espectador más, tiene que ser muy reservado, no puede decir absolutamente nada para que nadie lo malinterprete. Fue muy positivo porque me permitió ver el cine desde otro punto de vista. Uno tiene otro tipo de responsabilidad. Y la verdad es que uno se siente respetado, tenido en cuenta. Que se acerquen para pedirte que seas jurado del BARS, que crean que estás capacitado para hacerlo, te motiva para seguir adelante y aprender cada vez más. Uno empieza a ver que todo lo que fue haciendo antes empieza a dar resultado. Es una linda responsabilidad.

JM: ¿Qué balance podés hacer de los cortos en competencia?
LAB: Vimos cortos muy interesantes. Se premiaron obras no sólo de terror y ciencia ficción sino también del género de animación. Por suerte este año hubo mucha variedad. Hubo muchos cortos que no llegamos a premiar pero que destacamos. El nivel fue muy bueno en general.

JM: ¿Sentís que el nivel mejora año a año?
LAB: En lo que es el cine argentino se creció mucho en el arte de los efectos especiales. Me parece que ahora se le da un poco más de importancia a ese tema. La tecnología también está ayudando. Lo que falta tal vez es la originalidad en las historias. Si bien los cortos que vimos están en su mayoría muy bien contados, creo que las historias son más tradicionales, con los clichés del género que todos conocemos. Creo que hoy falta buscar darle una vuelta más al guión.

JM: ¿Y en cuanto a aspectos como el presupuesto, el sonido y la fotografía? ¿Sentís que se mejoró en ese sentido?
LAB: Sí. La gran mayoría mejoró en esos aspectos. Y creo que los cineastas locales van a ir aprendiendo cada vez más. Personalmente, en la parte técnica soy bastante malo. Voy aprendiendo cosas sobre la marcha, pero por suerte me tocó estar rodeado de dos personas que saben muchísimo y mi idea fue siempre la de escuchar y aprender. Pero nunca voy a salir del lado del espectador. Yo siempre lo dije: soy un periodista autogestionado que no deja de ser un espectador. No soy crítico de cine. No me disgusta ninguna película, sólo las mido con distinta vara. No voy a ver John Carter esperando encontrarme son Star Wars ni una película de mafiosos en televisión esperando ver El Padrino. Entonces, en ese sentido, casi todas las películas me entretienen. Después llega el tiempo de analizar qué me gustó más y qué menos.

JM: Lo que llama la atención, al menos para mí, es que pueden verse cosas muy buenas que al público se nota que le gustan pero que, cuando uno va al cine, no están en la cartelera. Realmente hay poca difusión para los cineastas de género locales.
LAB: Creo que ese es el siguiente paso que tiene que dar el INCAA. Está perfecto que se subvencione la filmación de una película, sea del género que sea, porque tenemos que crear una industria. Pero una industria se crea haciendo que la gente la consuma. Y se necesita no sólo cumplir una cuota de pantalla para la exhibición sino también que la gente sepa que la película está ahí. Por ejemplo: ¿por qué no elegir diez o quince proyectos cada año y usar una parte de los subsidios para financiar la publicidad? El canal público emite muchas películas nacionales, pero he visto poca publicidad de los estrenos. Casi no hay avances de películas nacionales en la televisión abierta. Y también falta difusión de otros eventos culturales más pequeños y no ligados al cine de terror como el BARS.

JM: Es que, al no haber difusión de festivales como el BARS, las películas se terminan quedando en su propio micromundo en lugar de captar la atención de un público más amplio. Y el espectador que vio la película en el BARS ya no la va a ir a ver al cine local cuando se estrene a gran escala.
LAB: Desde mi lugar, yo siempre traté de darle mucha difusión a este tipo de cine, de acercar gente. Hay muchas páginas web que hoy en día tratan de dar a conocer la cultura del cine de género independiente. Muchas películas incluso están subidas a YouTube, completas y gratis. Pero por esta cuestión de que no tienen difusión sigue pululando el mito de que el cine de género argentino es malo o de que directamente no existe. Existe y es como todo cine: te gusta o no te gusta. Es lo mismo que Hollywood: hay películas buenas y malas, y hay cineastas buenos y malos. El tema es que tienen muchísima publicidad. Gastan cien millones en la película y doscientos en publicidad. Uno casi que termina viendo la película por pura curiosidad aunque no le interese demasiado.

JM: ¿Habrá que apostar a lo seguro, llamando a los mismos actores de siempre?
LAB: No creo. Pero si se quiere armar una industria, hay que tener actores de renombre porque la industria termina girando un poco en torno a ellos. Relatos Salvajes, que llevó tres millones de espectadores, le va a dejar mucho dinero al Instituto de Cine. Yo escucho gente del cine independiente renegar contra los tanques argentinos. Pero también hay que valorar que, gracias a esos tanques, el INCAA corta boleto y recauda para alimentar los subsidios que después pagan tu película. Es necesario. Y también es necesario darle la posibilidad a otras películas más chicas para que crezcan dentro de esa industria. Como todo lo cultural, es un proceso largo. Si aumentás la difusión, no vas a llevar millones de espectadores en un par de días, pero algo tenés que hacer.

JM: Difundir y tener más lugares para la exhibición.
LAB: Tal cual. Hay muchas salas en Argentina y tranquilamente se podría dejar una de cada cine para películas nacionales. Tenés que darle alternativas a la gente, así todos vamos descubriendo otro tipo de cine. Uno trata de hacerlo desde una página de Internet, dando información, incentivando a que la gente vaya. Después, es la gente la que elige. Hay mucho prejuicio y eso siempre es malo. Pero para juzgar una película, primero hay que verla.

Lo más visto

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

info@scifiworld.es

Sobre Scifiworld

Copyright © 2005 - 2017 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos