Scifiworld

ENTREVISTA A SANTIAGO FERNÁNDEZ CALVETE, DIRECTOR DE ‘LA SEGUNDA MUERTE’

el  Jueves, 04 Septiembre 2014 23:02 Escrito por 

“No me interesan el drama y las historias reales, las vivo todos los días”

JM: ¿Cuál fue tu primer contacto con el cine?

SFC: Mi mamá trabajaba como administrativa en una agencia de publicidad y me llevaron para hacer una aparición en una publicidad. Y en un momento el director dice: ‘Vamos a filmar la parte de la cascada. ¿Querés venir a filmar la cascada?’. Yo dije: ‘Vamos’. En ese momento tenía diez años. Era una propaganda para un vino, y siempre aparecía el cartón de vino y la cascada con el agua de fondo. Yo me imaginaba que había que viajar, pero agarraron la cámara al hombro, caminaron dos cuadras y entraron a una confitería que tenía una pequeña cascadita como decoración. Ubicaron la caja del vino, filmaron y listo. Y, muy lejos de ser decepcionante, ese episodio fue como una revelación. Dije: ‘Yo quiero hacer esto’. Es mágico. O sea, me habían mentido. Era una especie de ilusión. Me hicieron creer algo que no estaba ahí, y como yo participaba en ese engaño, entonces deja de ser un engaño desleal. Y a mí me gusta eso, que el cine sea fantasía.

JM: ¿O sea que ya tenías definido el género también?

SFC: Sí. Las historias reales a mí no me interesan. Las vivo todos los días. No me aporta nada ver una historia real, un drama… Tengo mi vida, o sea que no necesito ver la vida de otros. Pero extraterrestres no hay en mi vida, ¡entonces con una historia de extraterrestres la paso bien! De chico escribía historietas y cuentos, dibujaba, escribía guiones. Y un día me puse a estudiar cine. El primer corto que hice fue de corte fantástico, sobre una especie de corazón que latía… Hice el efecto especial del corazón que latía dentro de un cajón con un doble fondo y un corazón de cerdo con un globo adentro; lo soplaba y el corazón latía. Eso fue a los veinte años, después de estudiar cine. Me encantó hacerlo con pocos recursos. Creo que aprendí mucho viendo el artificio.

JM: ¿Y cómo llegaste a la industria?

SFC: El lugar donde estudié, el Centro de Investigación Cinematográfica (CIC), había ganado un concurso para hacer el backstage del Festival de Mar del Plata. Era 1996. Fuimos para allá y ahí conocí a Leonardo Calderón, un asistente de dirección que estaba haciendo el mismo backstage pero oficialmente para el Festival. Después del Festival, un día me encuentro con Calderón en el subte. Me costó pedir trabajo, preguntar, hasta que me animé cuando estábamos bajando. Me dijo que estaba empezando una película en un mes y tenía un puesto. Me pidió que lo llamara en unos días. A mí me sonó a un verso. Nadie es tan bueno, esas cosas no pasan. Lo llamé y me pidió que fuera. Cuando terminó el rodaje, no quería parar. Empecé a llamar a gente que estaba por filmar hasta que Marcelo Schapces, otro fanático del terror, me ofreció empezar a trabajar en la productora de él. Después hice otro corto. Me fueron recomendando y desde 1996 hasta ahora fueron 18 años en producción, en dirección, en arte, hice publicidad, hice cine, hice un poco de televisión. Gané experiencia en casi todo. En el 2005, después de hacer asistencia de dirección, dije ‘basta de rodajes’… Me encanta ir a filmar, pero me di cuenta de que yo quería escribir. Mi vocación real era la escritura. Empecé a abrir caminos por ese lado. Empecé tarde a escribir, de muy grande, pero me fui haciendo un lugarcito.

JM: Tuviste que empezar de cero.

SFC: Sí, de cero, con treinta y pico de años. Antes, en 1998, había escrito mi primer guión de largometraje. Era una historia parecida a ‘La Historia Sin Fin’.

JM: ¿Te considerás guionista antes que director?

SFC: Yo preferiría vivir antes como guionista que como director. Lo que pasa es que es difícil vivir como guionista en este país. Entonces me puse a dirigir. Y tenía con qué respaldarlo, por la experiencia de varios años de carrera. No la pasé mal; la pasé muy bien, estrené una película que funcionó, y me dieron ganas de dirigir de vuelta. Pero donde creo que puedo aportar más es desde el guión. Soy un guionista que filma. Tengo quince guiones de largometraje escritos. Y más allá de que los guiones no se filmen, si uno escribe quince guiones, se aprende a escribir guiones. Yo siempre digo: el AVID no lo puede usar todo el mundo, pero un Word lo puede abrir cualquiera, entonces todo el mundo cree que puede escribir. Pero en realidad no es así. Así como a mí se me caería la cara de vergüenza de decir que soy actor o director de fotografía, hay otras personas que no pueden escribir o no pueden dirigir. Yo no sé si dirijo mal, bien o qué se yo. Por ahora me viene funcionando. Pero sé que soy mejor guionista que director. Estoy aprendiendo recién ahora a filmar. Estoy en mi primer largometraje como director pero en mi quinceavo largometraje como guionista. Y el aprendizaje por haber dirigido me hizo también mejor guionista. Porque uno empieza a constatar lo que escribe con lo que resulta y uno empieza a descubrir una dinámica que es completamente nueva.

JM: ¿Tu película ‘La Segunda Muerte’ es el final de una primera etapa? Empezaste a escribir guiones de fantástico hace ya unos años, sos fanático del género, y me imagino que llegar al estreno es como un primer paso cumplido.

SFC: Es el primer paso cumplido porque además es una película muy personal. Es decir, la escribí y la dirigí. Hice consultorías, correcciones, co-escribí… Yo quiero hacer cine de género, no necesariamente fantástico. Puedo escribir un policial, una película de terror… Mientras sea un género, me seduce la idea, pero no haría algo costumbrista, no haría algo muy contemplativo. Por ese lado yo no puedo. Pero siempre estoy abierto a los géneros. Que no sea fanático no significa que no los pueda abordar. De hecho, yo creo que el que es fanático de un género está muy contaminado. Yo abordé ‘La Segunda Muerte’ como si hubiera filmado cualquier otra película y no necesariamente una de terror o de fantástico. No me interesa tirarle un gato encima al espectador para que salte. Quise generar un clima y una trama enrarecida para descubrir un caso sobrenatural.

JM: Es que muchas veces el cine de terror argentino termina imitando a otras películas, o se basa en el homenaje o la referencia casi explícita, pero me da la sensación de que en tu película no hay una intención así. Es diferente. Ya el póster, con esa cuna que aloja algo macabro y el tagline ‘El infierno llega desde el cielo’, es muy llamativo para lo que es el nuevo cine de género en Argentina.

SFC: Es que hay mucha gente que cree que el cine es un archivo que bajás para mirar en tu casa. El cine es mucho más que eso; es romperse el alma escribiendo una película, conseguir el dinero, hacerla con las condiciones que uno tiene y, cuando uno quedó con la lengua afuera y nadó hasta la orilla, todavía hay que correr porque hay que estrenar. Y estrenar también significa hacer un buen avance, un buen póster, una buena difusión de la película, y aún así, es una ruleta. Pero todo eso hay que hacerlo. Hay que hacer el mejor guión posible, el mejor rodaje posible, la mejor edición posible, el mejor lanzamiento posible… y rogarle a Dios. Si no creés en Dios, ¡estás frito! Parte de hacer cine es también todo eso; es pensar cómo hacer visible una película, porque uno hace una película para que la gente la vea. Creo que hay que reanimar esa pasión por ir a ver películas argentinas. Hay que conquistar al espectador con propuestas que de a poquito lo vayan llevando y nos permitan crecer a todos. En la medida en que hagamos películas más sólidas y logremos que lleguen a una mayor cantidad de gente, los espectadores van a confiar en nosotros como para darnos más tiempo, más dinero –las dos cosas sería ideal–, y así va a ir surgiendo un círculo virtuoso donde ganemos todos. Nosotros vamos a hacer las películas más cerca de cómo queremos hacerlas y el público va a ir a ver una película que está más cerca de la que le gustaría ver. Todavía estamos aprendiendo a dar pasitos, no estamos como para competir en una carrera. Pero todo lleva su tiempo.

JM: ¿Cuál es tu próximo paso?

SFC: Hacer una película más fácil para que el mercado la pueda colocar, que llegue a una mayor cantidad de gente. No es que no pensé en el público cuando hice ‘La Segunda Muerte’, pero hay que hacer una película más comercial sin resignar la calidad y lo personal. Me parece que ese es el secreto. En la medida en que uno pueda hacer eso, el objetivo está logrado. Ese es el segundo; el tercero, veremos. Pero, en principio, mi objetivo está clarísimo; ya estrené, se cerró una etapa; dos meses después estoy empezando la pre-producción de otra película.

JM: ¿Y cómo se titula tu nuevo proyecto?

SFC: La película se llama ‘Testigo Íntimo’. La hice con la misma productora que ‘La Segunda Muerte’ (Magma Cine) y es coproducción con México.

JM: ¿De qué género es? ¿Nos podés resumir el argumento?

SFC: Es un thriller. Es la historia de dos hermanos que se encuentran atrapados en una situación. La novia de uno de ellos –y amante del otro– aparece muerta y ambos son sospechosos, así es que deben ponerse de acuerdo y deshacerse juntos del cuerpo, a pesar de los rencores y las sospechas.

JM: ¿Hubo algo en particular que te inspiró a llevar adelante la historia? ¿El género mismo, otra película, una imagen, una noticia...?

SFC: Básicamente, leer los policiales todos los días. Tiene pequeños elementos hallados en distintos casos reales.

JM: El trinomio actoral de la película, conformado por Felipe Colombo, Leonardo Saggese y Guadalupe Docampo, es muy importante. Incluso Graciela Alfano, actriz de mucha trayectoria, tiene un papel. Todos coincidieron en algo: la solidez del guión. ¿Creés que el gancho de la película está ahí? ¿Qué más tiene para ofrecer?

SFC: Sí, tanto a ellos como al resto del elenco –también están María Aura y Evangelina Cueto– les atrapó el guión. Pero no solo la anécdota, sino el punto de vista sobre el tema de cuán expuesta está nuestra intimidad a partir de la invasión de tecnología que hay en nuestra vida diaria. En definitiva, la película trata sobre eso, de cómo nos exponemos y de cómo estamos atrapados por esa exposición. La película tiene, entonces, el gancho del guión, pero ese guión, sin los actores apropiados, no habría servido de nada. Y aunque todos están muy bien, creo que ambos protagonistas (Colombo y Saggese) darán mucho que hablar. Han hecho un trabajo increíble.

JM: Ya que te considerás más guionista que director, ¿qué consejo le darías a quienes escriben guiones?

SFC: Escribir, escribir, escribir. No hay otra. El verdadero trabajo del guionista es la re-escritura. Ahí es donde uno aprende a escribir. Si el guión no se termina, no se puede re-escribir. Se puede re-escribir 300 veces las primeras 20 páginas de un guión –y está bien que así sea–, pero ahí no se aprende. Para escribir un largometraje hay que escribirlo entero y después re-escribirlo. Uno toma distancia, lo da a leer, la gente dice que no se entiende, uno se enoja, se encapricha… Pero hay que aprender a escuchar también. Esta cosa del cineasta incomprendido o del guionista incomprendido no va. Cuanto más rápido uno se despoje de esa faceta que todos tenemos, y que yo también tuve, mucho mejor. Cuando una persona te dice que no entiende tu guión, es probable que esté equivocada, pero cuando 50 personas no entienden tu guión, el equivocado sos vos. Y si uno los escucha, uno aprende un montón.

JM: ¿Qué películas considerás ineludibles para el fanático del fantástico? Cualquiera. Pueden ser una, tres, diez, cien…

SFC: Ufffff… Mirá, yo pasé por distintas etapas de adoración a determinados directores. Cuando estaba estudiando me gustaba Billy Wilder. Después me gustó Terry Gilliam –‘12 Monos’ y ‘Las Aventuras del Barón Munchausen’ son las películas más lindas que tiene. Obviamente, de chico disfruté ‘Los Aventureros del Tiempo’. Incluso ‘Brazil’, que tiene más prestigio que ’12 Monos’, que es una película que a mí me encanta… y después ya no me gusta tanto. Los Coen son grandes directores. Yo disfruto cuando una película me seduce desde lo intelectual. Y después lo emocional juega su papel más importante. Quiero que la película me deje pensando, que la propuesta que me haga sea interesante. Hay que jugar con el ‘¿qué pasaría si…?’.

 

Avance de ‘La Segunda Muerte’:


Lo más visto

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

info@scifiworld.es

Sobre Scifiworld

Copyright © 2005 - 2017 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos