Scifiworld

Fábio Magalhães: la carne del cuerpo

el  Viernes, 31 Octubre 2014 21:00 Escrito por 

Obras hiperrealistas de espanto.

 

Una imagen limpia y ordenada que muestra carne cuidadosa e higiénicamente empaquetada. Parece ser una obra realizada por un metódico asesino en serie, que pretende mostrarnos su visión idealizada del cuerpo humano: torturado, desmembrado, mutilado, clasificado y embalado.

El trabajo de Fábio Magalhães propone un juego de significados entre lo real y su representación. Como toda buena obra hiperrealista, expande nuestro imaginario del universo fotográfico y pictórico, diluyendo las fronteras de sus métodos de representación.
El cuerpo ha sido probablemente uno de los objetos más detestados de la historia del pensamiento: la aspiración platónica, el sufrimiento de las monjas del barroco, la crudeza de las enfermedades del oscurantismo; la modernidad Baudelariana como ejercicio de atención acerca de lo real, lo humano y lo externo; el cuerpo como frontera, como entidad con estatuto propio, el interés de la contemporaneidad por conjugar el cuerpo y la identidad.


Ya vimos, por ejemplo, a Caravaggio retratando la ausencia de dolor en el rostro de un Cristo resurrecto al que le meten, incrédulos, los dedos en las heridas profundas de su piel; al accionismo vienés, obsesionado con las noticias de tortura y experimentos humanos en los campos de concentración, que expuso a sí mismo como un cúmulo de terminaciones nerviosas, afectado por la adrenalina, la desesperación y la humanidad del dolor corporal. Los retratos de Santa rosa de Lima con muslos sangrantes. Hemos visto a Marina azotándose la espalda vez tras vez, de la misma forma que la hemos visto sentada por una absurda cantidad de horas seguidas, ignorando lo que claramente debe ser un dolor de huesos atroz. También hemos visto a la nítida exposición de nuestro cuerpo recorrer el mundo bajo el título de Body World, la exposición del anatomista alemán Gunther von Hagens. Todas son exploraciones enfocadas en la perturbación de la carne y por ende, de la mente.



Pero en la obra de Magalhães vemos algo que pareciera ser una preocupación propia de la contemporaneidad, de la realidad innegablemente consumista a la que sometemos nuestra identidad. La relación industrializada del hombre con la comida, con la carne, con la caza, con la explotación animal. Magalhães muestra a la carne humana – con uñas, con dientes, con ojos, con rostro – con la misma noción con la que nos exponemos a la venta de carne en un supermercado: una relación desapegada, que no vislumbra vida detrás de la carne finamente rebanada.

Aun así no es este desapego en lo que radica el interés de la obra, sino en éxito a la hora de transmitir la emoción detrás del empaque: son los sentimientos, las emociones humanas los que están en el lienzo. Como en la sentencia de Spinoza: el cuerpo y el alma están hechas de la misma sustancia para comprender el mundo.
Para la realización de la obra, Magalhães utiliza vísceras de animales que prepara y fotografía para posteriormente pasarlo al lienzo con oleo. Es evidente que su interés principal es lograr un registro realista de lo expuesto. Su elección de realizar la obra a través del óleo no solo nos muestra destreza sino también gusto a la hora de realizarla. Esto lo hace un artista que no tiene miedo de mostrar su admiración por lo tortuoso.



Fabio Magalhães reside en Salvador, donde estudió Arte Visuales en la Universidade Federal da Bahia. Cuenta con una larga trayectoria en exposiciones individuales y salones de arte en el territorio de Brasil. Puede visitar su página web http://fabiomagalhaes.com.br/ para ver su portafolio completo y textos curatoriales de su obra.

Gabriella Mesones Rojo

Estudiante de Artes en la UCV, Caracas. Escritora de cine y crónicas. @unamujerdecente

Lo más visto

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

info@scifiworld.es

Sobre Scifiworld

Copyright © 2005 - 2017 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos